seleccione idioma:

Columbario La Albina


Almuñecar, Granada(Granada)

Los restos de este columbario se encuentran en una loma sobre la vertiente Este del río Verde, cerca de la carretera de Almuñécar a Salobreña. Sobre una planta cuadrada de aproximadamente 4 metros de lado al exterior y 2.55 metros al interior, se levantan los restos de tres de los cuatro muros de cerramiento.

El cuarto, orientado al Sur, y hoy totalmente desaparecido, era sin duda en el que se situaba el acceso al interior. De los otros tres paños quedan en pie gran parte del orientado al Oeste y una pequeña porción del paño Norte, formando esquina con aquél. Del paño Este sólo queda una cuña de 70 a 80 cm., de altura en su lado mayor de 10 a 20 cm., en el menor. En el interior, los nichos están dispuestos en tres filas de a tres, sobre la fábrica de los muros Este y Oeste.

Están formados por pequeñas dovelas de piedra casi sin labrar, conservándose casi íntegramente en el muro Oeste 7 de los 9 nichos que originalmente disponía, mientras que el Este sólo conserva uno y el arranque de los otros dos de la primera fila.El muro Norte, del que como ya se ha dicho queda un pequeño fragmento, conserva el arranque de un arco o bóveda de pequeño fondo enfrentado, como si de un altar se tratara, al acceso.

Al pie del mismo se conserva la base o escalón construido en sillarejo, donde se alojan cuatro agujeros de unos 25 cm., de diámetro, para depositar urnas cinerarias.Es de destacar que el muro Oeste, en su coronación y en la arista de intersección con el muro Norte, presenta una clara inflexión que hace considerar firmemente la posibilidad de que el columbario estuviera cubierto con una bóveda de medio punto, o bien por una de arista similar a las de Cueva de Siete Palacios.

La obra, al igual que los monumentos arquitectónicos romanos de Almuñécar, es de sillajero irregular unido con mortero. Encontramos paralelos de este columbario en el de Troia (Setúbal) y los existentes en Ostia Antica, en Italia.La cronología para ambos columbarios es muy similar correspondiendo a un período de intensa romanización en el que continúa vigente el rito de incineración funeraria, y en el que las estructuras sociales permitían la edificación de enterramientos suntuarios familiares, como es el Columbario de la Torre del Monje, perteneciente a una villa romana situada a unos doscientros metros de distancia.Podemos situar la construcción de ambos columbarios a fines del siglo I d. de C., y principios del II d. de C., cronología que, por otra parte, encuadran las principales obras públicas y arquitectónicas del municipio Sexi Firmum lulium.